Próximos eventos

Buscador de eventos jurídicos

Mapa de eventos

¿Quieres recibir eventos como este en tu email?

Salón de Actos UNED "Casa de la Palma" - Motril
Motril
(Granada) (ver mapa)

Leer más

El Mediterráneo como mar de tragedia se refleja en los rostros de los náufragos retratados por el fotógrafo Juan Medina. El barco de la organiza-ción “Open Arms” que los rescató se encuentra retenido en el Puerto de Barcelona por decisión de la Dirección General de la Marina Mercante. Pa-radojas de la vida. Y de la muerte. Juan Medina nos mostrará algunas de sus fotos en las jornadas.El periódico El País despedía el año 2018 con una foto de portada de gran tamaño que recoge el momento desesperado de una embarcación a la deriva. Es del fotógrafo Olmo Calvo y los tonos en los que se funden el agua y las nubes pre-sagian tragedia. Es una imagen inquietante que visualiza un mal futuro para un continente que se salta su propia legalidad y olvida que en su origen está la hospitalidad.

La tensión violenta de las fronteras está degra-dando el contenido del derecho a la vida, como valor universal.El futuro de Europa está en el compromiso con la vida y los derechos humanos. Solo reforzan-do sus valores constitutivos, como el refugio, la protección de los derechos, y su proceso de in-ternacionalización se puede evitar su deterioro. La idea de Europa como referente hospitalario, sin perjuicio de políticas xenófobas coyuntura-les de muchos de sus gobiernos, está arraigada en sectores muy importantes de la sociedad eu-ropea y desde luego esa hospitalidad en sentido político y jurídico forma parte del código genéti-co de las Jornadas de Motril.

La tarea no es fácil en sociedades tan líquidas y ambivalentes, con autoridades que una vez toman la decisión de acoger a los migrantes del “Aquarius” y otra retienen barcos dedicados al rescate de personas en situación límite. No será posible explicar a generaciones futuras los motivos que se tuvieron en cuenta para permitir tanta muerte en un mar donde las primeras cul-turas se preguntaron sobre los aspectos esen-ciales de la vida.

En las Jornadas anteriores pudimos comprobar como decisiones arbitrarias estaban afectado al derecho a la vida. El barco de la ONG “Proactiva Open Arms” se encontraba inmovilizado caute-larmente en un puerto de Sicilia y parte de su tripulación acusada de tráfico ilegal de personas y asociación ilícita, por haber socorrido el 15 de marzo a 2.018 náufragos y negarse a entregar-los a los guardacostas libios, mientras que en Grecia la Fiscalía pedía hasta 10 años de prisión para tres bomberos sevillanos pertenecientes a la ONG “Proemaid” acusados de tráfico de per-sonas y la periodista y activista de derechos hu-manos Helena Maleno se encontraba en Tánger pendiente de que se decidiera si se abría juicio penal contra ella por tráfico de personas.

Estos casos evidencian la arbitrariedad de deci-siones ilegales y contrarias a los derechos fun-damentales. En el primer caso un juez de Ragusa (Sicilia) levantó la medida cautelar liberando el barco “Open Arms” y permitiendo que continúen sus labores de rescate. El juez argumenta que la tripulación del barco no ha cometido ningún deli-to y ratifica la imposibilidad de devolver a los mi-grantes a Libia por considerar a este país como no seguro, pues hay un serio riesgo de que estas personas puedan ser sometidas a tortura, per-secución, tratamiento inhumano o degradante. Los tres bomberos de Sevilla han sido absueltos del delito de tráfico de personas el día 7 de mayo pasado por un Juzgado de la isla de Lesbos. La activista Helena Maleno, a pesar de las grandes dificultades actuales, mantiene su actividad en defensa del derecho a la vida.

Es la niebla moral de un continente, en expresión del escritor Alfonso Armada en las Jornadas de Motril, que olvida que sus orígenes son el respe-to, la hospitalidad, el derecho y la protección de los colectivos desfavorecidos. Esa niebla moral no puede despejar porque está alimentada por una niebla jurídica que le da cuerpo. Los dere-chos tienen que ser claros y expresarse en un lenguaje despejado. Por eso, viendo la capaci-dad de muerte que tienen nuestras fronteras, sabiendo que los derechos humanos son ines-cindibles entre sí y que todos se sostienen mu-tuamente, tenemos que volver a hablar del dere-cho a la vida. Una forma de evitar las tendencias suicidas de un continente. Una vez más agradecer al Centro Asociado de la UNED de Motril su colaboración imprescindible con este proyecto

Solicita información o inscríbete a este evento

Organizadores

Fundación Abogacía, Jueces para la Democracia y la Universidad Nacional de Educación a Distancia

Añadir a calendario

web del evento